Entradas populares

Se ha producido un error en este gadget.

Estrella federal

viernes, 17 de septiembre de 2010

DE UN PERIODISTA ISRAELÍ


Editorial

Yom Kipur - EL PODER DEL PERDÓN

Pocas pasiones humanas son tan comprensibles como el odio y el rencor. Es natural en los seres humanos el impulso a reparar las injusticias que se experimentan ante atropellos, abusos o arbitrariedades. El escritor Mark Twain se dignó a escribir que "el perdón es la fragancia que la violeta suelta cuando se levanta el zapato que la aplastó".

En lo que respecta a nuestra región, la larga historia del odio esconde numerosos elementos que en estricta razón demandan una supuesta venganza que alivien la rabia y la impotencia. Muy raras veces, a lo largo de estos cien años de conflicto entre israelíes y palestinos, se manifestaron casos de odio por situaciones sin una lógica que les diera motivos. Sea como sea que se interpreten los hechos, los agredidos siempre tienen razón; al menos una razón; y los agresores, sin duda, un motivo; al menos un motivo, para haber actuado así.

Frente a tal realidad, el perdón, ante los ojos de dos pueblos heridos, aparece como una debilidad moral o como una ridícula e injusta exigencia. ¿Cómo perdonar a aquellos que se inclinan por el terrorismo o la opresión y marcan nuestras vidas por años destruyendo en nosotros las posibilidades de vivir en paz?

Visto desde ese ángulo, el perdón, más que nunca, asoma como un atropello a la justicia, como una muestra de debilidad o de sometimiento ante el crimen y los criminales. Sin embargo, un pueblo maduro con una amplia perspectiva de existencia y un liderazgo visionario, podría llegar a comprender la fortaleza y magnitud de espíritu de quien perdona. La elevación del ánimo popular es algo reservado sólo para los grandes estadistas, no para aquellos que viven anclados en el miedo - o haciendo uso del nuestro - sin tratar de deshacer el nudo gordiano.

El terrorista fanático, el soldado abusador, el líder criminal, el oficial cruel; todos los géneros de culpables, todos esos modelos, supieron en algún buen día de la historia, abandonar el camino del odio y decidieron cambiar sus vidas y la de sus pueblos. ¿Por qué justamente nosotros debemos mantener aún en nuestro interior presente y activo, únicamente las imágenes de los daños causados y heredarlas a nuestros hijos y nietos?

El perdón puede romper ese círculo vicioso de las mutuas agresiones, rencores y represalias. Perdonar es lo que nos liberaría de esa situación infernal, posibilitando a todos - agresores y agredidos - un posible estado de paz y la oportunidad de desarrollarnos normalmente. Perdonar no significa olvidar la historia, pero es liberarnos a nosotros mismos de sentimientos y emociones negativas. Por eso el perdón es superior a la venganza, especialmente en aquellos casos en que es más difícil perdonar porque van involucrados nuestra identidad, nuestro orgullo y nuestros sentimientos más queridos.

En nuestro caso, intentar un sincero diálogo con el agresor, buscar medios para impedir la reincidencia, llevar a cabo actos que demuestren buena voluntad y mejoren las relaciones, son medidas maduras, que si se enfocan con más fuerza de la que aparentemente se necesitaría, podrían inaugurar un período más esperanzador del que vivimos hasta el momento.

El perdón, en definitiva, puede lograr el mayor milagro en la vida de dos pueblos: devolverlos a la realidad y liberarlos de los falsos sueños que los enceguecieron durante tanto tiempo.
¡Buena Semana!

Iom Kipur

jueves, 2 de septiembre de 2010

EL CABALLO ( Reflexión)

Es extraordinario observar un caballo en su medio ambiente, y gozando de absoluta libertad, sin el acicalamiento a que es sometido en sus presentaciones para eventos predeterminados, que limitan su genuina expresión de fuerza y belleza primitiva. Así, agreste y en plena facultad de exponer sus ímpetus naturales, su brío y su destreza es la máxima expresión de una excelsa Obra de Arte, grandiosa y sublime.
Todo en él es magnífico ; su porte , su elegancia innata, su frescura y espontaneidad. Su pelaje sin mutilaciones en crines y colas, que la increíble velocidad de su galope, le confiere la singular expresión de cabelleras volátiles , aumentando su movimiento el agitar del viento con el impulso de su carrera.

En mi visita a Galicia ( España ) tuve la oportunidad de conocer los caballos salvajes, orgullo de la región y espectacular visión de los turistas que quedan maravillados al poder presenciar la inimaginable visión de esos bellos ejemplares, todos iguales como si fueran pintados con su pelaje tostado rojizo, negros y/o blancos y sus crines y colas abundantes que quisieran para sí , no pocas mujeres del lugar y fuera de él , tal la impactante belleza del conjunto en sí.

¡Que bueno sería para ellos que no los obligaran en las habituales redadas, a sentirse humillados con la agraviante y forzosa sumisión a que son sometidos al inducirlos a someterse a las tareas asignadas para provecho de los seres humanos!. ¿Alguien pensó alguna vez, ponerse en su lugar e imaginar su desencanto?
¿Dónde quedaron las verdes praderas, los caudalosos ríos, el desafiar los vientos?
Ya no son tan hermosos , les cortaron las alas de proceder con absoluta libertad , y adiós encanto. Una imperecedera nostalgia se apoderará de ellos hasta el triste final de sus días.
¡Que pena!

Juliana Gómez Cordero